Google+ Followers

lunes, 18 de enero de 2016

¿Caminando o en Coche?

El Cafecito de Hoy.
¿Caminando o en Coche?

Hace unos días nuestra pequeña Zoe acaba de cumplir cinco meses. Desde el primer momento en que nació ha sido una niña muy curiosa. Rara vez se esta quieta, siempre mirando a todos lados tratando de ver y escuchar lo que pasa a su alrededor. Por eso cuando la sacamos a pasear disfruta de mirar las luces, a las personas y el trafico.

Ella siempre esta estudiando todo lo que sucede a su alrededor. Pero hay un problema… cuando la sentamos en el asiento trasero del coche, estalla en llanto. Al tener poca visibilidad los viajes se hacen eternos tratando de calmarla o de que se duerma. Hace poco hicimos un viaje de seis horas a Sevilla pero tardamos diez horas en llegar, puesto que tuvimos que hacer muchas paradas para sacarla por momentos del coche.

Ella prefiere que vayamos caminando a los lugares, arrastrando su cochecito, padeciendo del terrible frío que hay en este momento; que ir cómoda en el asiento trasero del coche, con la calefacción y el calor que solo papi y mami le pueden brindar. Ella cree que es lo mejor,  puesto que tal vez se siente mas entretenida y feliz.

Lo mismo pasa con nosotros a diario. Dios tiene planes para nuestras vidas, planes de bien y no de mal, bendiciones guardadas para nuestra conveniencia. Pero nosotros insistimos en hacer las cosas a nuestra manera. Le dices: Señor dirígeme en mis planes, pero al final tomas tu solo las decisiones. Prefieres vivir tu vida mas entretenida fuera del calor de sus brazos porque el asiento trasero del coche te parece aburrido.

Dios no improvisa, El siempre tiene un plan. Y nos permite pasar por situaciones de entrenamiento para hacernos fuertes. Pero nosotros solo queremos vivir el momento, disfrutar el ahora, ir por la calle viendo los coches, a las personas pasar, las luces que nos entretienen. Y ese viaje que duraría solo unas horas, esa bendición que debió llegar a tu vida tarda mas tiempo, porque hemos preferido ir caminando en vez de sentarnos en el aburrido asiento trasero.

Hoy es lunes, día de nuevos inicios, nuevas metas y nuevas oportunidades. levántate y vete al asiento trasero de su coche… siéntate y aprende a disfrutar del viaje. “Pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas. Se remontarán con alas como las águilas, Correrán y no se cansarán, Caminarán y no se fatigarán”. (Isaías 40:31)

Encomienda al señor tu semana. lucha por conquistar tus metas. levántate con ganas de comenzar de nuevo. pero deja que el sea el conductor, el capitán de tu viaje. así llegaras seguro y mas rápido. #ViveFull

¡Que tengas un día Bendecido!
Néstor Ortega
www.ElCafecito.org

miércoles, 13 de enero de 2016

¿2013?

El Cafecito de Hoy.
¿2013?

Me encantan los experimentos sociales. Ahí podemos ver la verdadera reacción de la gente en momentos específicos. El pasado 31 de diciembre, por error, aquí en el cafecito tuvimos uno. Estaba escribiendo el ultimo post del año, enviando mis más sinceros deseos y felicitaciones a nuestros lectores. Ese día tardé más de lo habitual en escribirlo puesto qué tenia a la pequeña Zoe en las piernas mientras escribía en el ordenador.

Veinte minutos después por fin pude terminarlo, publicarlo y enviarlo a todos nuestros contactos. Al poco tiempo me di cuenta de que había cometido un error garrafal. En uno de los párrafos escribí "Feliz nuevo año 2013" Recibí de inmediato cientos de mensajes corrigiendo mi error de fecha. Cabe destacar que había escrito 2016 dos veces en párrafos anteriores, la imagen tenia un 2016 enorme y el cafecito de ese día llevaba mis mas sinceros deseos para todos nuestros amigos. Pero no, la gente solo se fijó en ese pequeño error de fecha.

Pocos me escribieron dando gracias y felicitando por las fiestas, pero la mayoría solo pudo percibir el error de fecha. Este experimento social, accidentalmente, me hizo recordar que en la vida la gente pone mas atención a tus defectos que a tus virtudes. Puedes ser la mejor persona toda una vida, pero un solo error basta para que la gente nunca mas te pueda mirar igual. Y es que somos expertos en acentuar los errores de los demás, muchas veces para olvidarnos de los propios.

Escuche a alguien decir una vez: ¨Puedes señalarme, pero procura que tus manos estén limpias cuando lo hagas¨ Normalmente la gente con mas fallo es la que suele enjuiciar a los demás. Tratemos de buscar las virtudes en las personas y no sus errores. Y si errar es de humanos, ¿A caso nosotros no lo somos?. ¨Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado¨ (Galatas 6:1)

Seamos lentos en condenar y apartar a los que tropiezan y rápidos en extender una mano a los que fallan. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Por eso la gente opta por enfocarse mas en las equivocaciones de los otros. La misma paciencia que queremos que tengan con nosotros debemos tenerla con los nuestros.

¿Que te gustaría que pasara si en algún momento cometes un error o eres encontrado en falta? Pues eso mismo ve y hazlo con tu amigo. Ama, perdona y olvida… así si en algún momento caes tendrás quien te abrace y no quien te señale.

¡Que tengas un dia Bendecido!
Nestor Ortega
www.ElCafecito.org