Google+ Followers

martes, 4 de febrero de 2014

“Prisioneros”

¡Buenos días!
El Cafecito de hoy.

Hace unas noches estuvimos con unos amigos viendo una película en casa. Era una película donde actuaba Hugh Jackman el interprete de Guepardo (lobezno). En la trama secuestraban a su hija y la de un vecino, al parecer había sido un joven con problemas mentales y cuyo coeficiente era de un niño de diez años. 

Este fue detenido pero no pudieron probar nada; y por su estado mental lo soltaron. Así que Hugh tomo la justicia por su propia mano, lo secuestro para torturarlo y que este le dijera donde había metido a las niñas. 

Luego de varios días de tortura estaba cansado, angustiado y afligido. Así que se puso a orar el padre nuestro, mientras clamaba a Dios por su hija. Así que cuando llego a la parte que dice: Perdónanos, como también nosotros perdonamos a los que…” y no pudo terminar la frase, porque sabia que no estaba cumpliendo con esa parte. 

Y esto nos pasa a muchos. Pedimos perdón pero no somos capaces de perdonar. Queremos que se nos trate con la misericordia que nosotros no usamos cuando nos toca hacerlo. El rencor es como un cáncer que arropa lentamente el corazón. Somos prontos para pedir auxilio pero lentos en brindárselo a quien lo necesita. 

La Biblia dice que dando es como se recibe. Así que si queremos recibir perdón ¿Que crees que debemos dar? Hay familias, amigos, parejas que necesitan en este día ese bálsamo llamado perdón. Este curara todas esas heridas que se han acumulado. 

Familias que durante tanto tiempo han vivido bajo las cadenas del rencor y la falta de perdón. Hoy es el día de sanar. Toma el teléfono, envía un email, por Facebook, twitter, o por donde sea… pero hazlo. Hoy es el día de pedir perdón y perdonar.

¡Que tengas un día bendecido!
Nestor Ortega
Síguenos en: www.Facebook.com/ElcafecitoDiario


lunes, 27 de enero de 2014

“El Reloj Despertador”

¡Buenos días!
El Cafecito de Hoy.

La semana pasada tenia una cita importante en horas de la mañana. Así que puse mi despertador para poder despertar a tiempo. Pero ese día fue unos de las días más difíciles para mí al momento de levantarme.

El reloj despertador sonó a la hora indicada, pero mi cuerpo, por el cansancio del día anterior, no asimilaba que la hora de despertar había llegado.

Por fin desperté, pero aun seguía en la cama sin levantarme durante una hora más. Hasta que por fin tome la decisión de levantarme y por ende llegue tarde a la cita que tenia.

Esto me hizo crear una hipótesis basada en los ejercicios de algebra que aprendí en el escuela. Y es la siguiente: “No es lo mismo despertar que levantarse”

Durante mucho tiempo estamos bajos los efectos del sueño de un problema, una mala relación, un mal hábito o un error del pasado. Despertamos y reconocemos la situación, pero aun así seguimos en la cama sin levantarnos durante una hora más, esto hará que lleguemos tarde a nuestro destino. Es tiempo de despertar, pero también de levantarnos.

Que tu pasado no defina tu futuro. Los errores son parte del currículum de cada ser humano, ellos nos dan la experiencia para no volver a cometerlos.

¿Escuchas ese sonido?  ¿No?  Presta atención…  ¿Puedes escuchar el reloj despertador? Es tu hora… Es tiempo de despertar y levantarse. #Levántate Hoy es lunes, la mejor excusa para comenzar de nuevo. #YoAmoElLunes

¡Que tengas un día Bendecido!
Nestor Ortega
Twitter: @ElCafecitoweb